Golfista bien hidratado y alimentado: mejor score en el campo

Si deseas un mejor score o puntuación en tu juego de golf, cuídate antes de llegar al campo, para que así puedas disfrutar y obtener el mayor rendimiento en tu juego favorito. Te compartimos 7 tips que te apoyarán a cuidarte de hidratación, alimentación, protección del sol y descanso suficiente.

1.   Hidrátate antes, durante y después del juego. La falta de líquidos en el cuerpo, conocida como deshidratación te puede ocasionar dolor de cabeza, falta de concentración, malhumor y toma de decisiones poco precisas (lo que ningún jugador de golf desea). Varias horas antes del juego toma suficiente agua, solo un poco de café (si es que lo necesitas, porque si tomas mucho café puedes deshidratarte), durante el juego toma abundantes líquidos como agua o bebidas con electrólitos, continúa haciéndolo después del juego, ya que tu cuerpo necesita reponer todos los minerales perdidos por la sudoración.

2.   Desayuna antes de entrar al campo. Romper el ayuno o iniciar tu día con DES-ayuno es clave para que acabes con la falta de alimentos que has tenido por 8 horas. Necesitas la mayor cantidad de nutrientes para que entres al campo bien preparado para estar cerca de 3 a 4 horas sin comer. Un desayuno variado con cereales integrales (pan o arepa), proteínas (huevo y/o queso), grasa (aceite de oliva o aguacate) y frutas (entera o en jugo) es ideal.

3.   Come 1 o 2 meriendas durante el juego. Después del hoyo 9 una merienda ligera es clave para garantizar que los nutrientes en tu cuerpo siguen con un buen nivel. Una fruta con yogurt, un jugo natural o una barra de cereal integral pueden ser una buena elección. Debe ser un alimento o alimentos que ya estés acostumbrado a comer y que sepas que no te caera mal, ni te dejara aletargado el resto del juego. Recuerda que aun te queda la otra mitad del campo por recorrer y hace más sol (seguramente).

4.   Complementa tu forma física con ejercicios aeróbicos, pesas o ligas y yoga. Un (a) golfista bien entrenado (a) no solo sale al campo, también complementa su rutina con ejercicios en el gimnasio, con clases dirigidas de golf, yoga y cardiovasculares. Así tendrá más flexibilidad y entrenamiento general, por ejemplo se podrá agacharse para mirar el mejor ángulo de la bola, no se cansará de caminar de un lado a otro en el campo y disfrutará los más de 4 kilometros que debe recorrer a lo largo de 4 a 6 horas de juego.

5.   Protégete del sol. A mayor área descubierta de la piel, más posibilidad de llevar más sol del que necesitamos. Es mejor ir bien protegidos con telas que tengan factor de protección solar. Por ejemplo, las SFP 50 (solar factor protection) te protegen del 98% de los rayos ultravioleta del sol. Un buen protector solar también es indispensable. Los primeros rayos de sol del día antes de las 10:00 am y después de las 4:00 pm, cuando los rayos son menos intensos, son beneficiosos. Debes llegar a un punto intermedio de exposición solar, porque también necesitamos el sol para favorecer la producción de vitamina D. A mayor exposición al sol, más riesgo de deshidratación podemos presentar. En días asoleados, nuestra hidratación debe ser mayor.

6. Llega descansado al campo. Más que decirte que debes dormir un determinado número de horas, llega descansado a tu campo de golf. A medida que envejecemos, nuestro cuerpo duerme menos horas, aun así, lo importante es que logremos el descanso óptimo en este tiempo de sueño, que es ese en el que te levantas sin extrañar la cama. Llegar descansado al campo te mantendrá con mejor enfoque y más energía.

7. Irradía la mejor actitud. Respira. Todos los tips anteriores te ayudarán a alcanzar un BUEN JUEGO, partner.